viernes, 3 de octubre de 2008

Yo soy otros, mi nombre es legión.

Dicen que en China los gemelos idénticos no llaman demasiado la atención. De todas formas, tuve en la escuela primaria dos compañeros (de rasgos occidentales en este caso) que habían compartido el vientre de su madre y la bolsa, seis años antes de compartir un pupitre en el colegio.

La maestra tenía serias dificultades en reconocerlos, pero había desarrollado un método que ella creía infalible: sus letras eran distintas. Entonces, les hacía escribir una frase en un papel. A Juan y a José (ésos eran sus nombres, tan poco originales como sus rostros) les molestó que alguien pudiera diferenciarlos con éste o con cualquier otro método, por lo que practicaron durante bastante tiempo y ambos pudieron copiar la caligrafía del otro (o al menos eso es lo que nos hicieron creer a sus compañeros, ya que, en rigor, nunca supimos si nos estaban mintiendo, y se hacían pasar por el otro con aptitudes de falsificador, cuando en realidad se trataba de ellos mismos).

Cuando terminamos la primaria, se cambiaron de colegio. Uno hizo un bachillerato y el otro un comercial. Aunque tal vez se suplantaron periódicamente y cada uno hizo la mitad de la carrera del otro.

Ser compañero de Juan y de José tuvo sus consecuencias. Yo tenía una novia a la que quería dejar, pero no podía hacerlo. Cada vez que le sugería que quería verla porque teníamos que hablar, como preámbulo de ruptura, me recibía en su casa con una pizza amasada por sus propias manos. Yo me excusaba con un "no tengo hambre", pero ella insistía, diciendo que la había cocinado para mí. Sintiéndome culpable, me sentaba a la mesa con la servilleta al cuello y atacaba la muzzarella sin piedad. Pero después de esa invitación, ¿no es una descortesía decirle a una persona que es mejor continuar nuestros caminos por separado? ¿No señala el protocolo que es de mala educación terminar una relación después de cenar?

Una tarde, hablaba con un amigo, que tuvo la ocurrencia de imitarme y provocó la hilaridad de las demás personas que se encontraban con nosotros. Al parecer, su imitación era perfecta. Fue entonces, cuando recordé a Juan disfrazado de José. Mandé a mi amigo a casa de mi novia y no tuvo ningún reparo en abandonarla desde el portero eléctrico, haciéndose pasar por mí.

De esta forma, con cierto dolor, descubrí que mucha gente hacía muchas cosas mejor que yo. Una madrugada me encontraba sumergido bajo miles de apuntes. Tomaba café para mantenerme despierto y estudiaba para rendir un parcial de Lingüística. Chomsky y sus secuaces se empeñaban en escribir cosas incomprensibles. Mientras pensaba si era buena idea abandonar la materia y, por qué no, la carrera, recordé que un amigo mío había rendido con éxito ese final. Él no era ni parecido a mí ni podía imitar mi voz y mucho menos mi escritura. Pero Lingüística es multitudinaria y para suplantar a otro no se necesita más que sentarse en un banco, cosa que mi amigo podía hacer sin dificultades Después de unas semanas, disfruté de un inmerecido diez.

A partir de ese momento, mis actividades se redujeron bastante. En lugar de hacer, me limitaba a buscar gente idónea: mandaba a un jugador profesional para que gritara mis goles en la canchita de fútbol 5 los días miércoles, mandaba a tipos más altos que yo para que sedujeran a mis futuras novias que me parecieran inalcanzables, mandé de vacaciones a personas que conocieran más idiomas, para que pudieran entenderse mejor con los nativos.

El reemplazo obviamente era temporal. Una vez seducida la mujer que me interesaba, aparecía yo:

- Estás distinto - me decían en algunas ocasiones.
- No, es que tengo mucho trabajo y eso me tiene un poco distraído. Pero no te preocupes que soy el mismo de siempre.
- No, pero no es sólo eso. Vos no eras morocho.
- La luz - decía con rapidez -. La luz a veces confunde la percepción - y daba una explicación física que había aprendido y distorsionado en una enciclopedia Larousse.

El problema es que, poco a poco, mis reemplazos empezaron a rebelarse. Una tarde comprobé que un tipo más musculoso que yo se había fugado con mi amor platónico de toda la vida. Ricardo Darín, que debía decir en su primer casting que tenía mi nombre, se arrepintió a último momento y mostró su documento en lugar del mío y así me privó del éxito de La carpa del amor, que me correspondía a mí. Perdí, injustamente, un Oscar; ascensos en el trabajo; la participación en un mundial de fútbol y otro de basquet (a pesar de mi modesto metro setenta), simplemente porque mis suplentes decidieron ser ellos en lugar de ajustarse al plan.

Los reemplazantes cayeron en cuenta de que su situación era inmerecida. Ellos hacían los esfuerzos y otro se llevaba la gloria. Se asociaron, se convencieron y trazaron un plan de lucha. Todavía continúan imponiendo los estragos de su complot. Y están dispuestos a llevarse, no sólo lo que ellos creen que les pertenece, sino absolutamente todo. Quieren descuartizarme y robarse mi destino, pedazo a pedazo.

La traición de los reemplazantes no tiene límites. Incluso, debo confesarles, que éste que les escribe, no es Martín, sino uno de sus ignotos suplantadores.

43 comentarios:

ZoePé dijo...

Son los riesgos que corre uno, vió?

Nana dijo...

Sobre que no tenemos confusiones en el blog de la peleadora con los martines, ahora salís con esto. ¡Qué barbaridad!

Ana dijo...

Ahora estoy pensando seriamente si ese que me dejó por el portero eléctrico no serías vos (o tu suplente, mejor dicho)

Yo querría un suplente de tanto en tanto (sobre todo cuando tengo que estar con cara de atención escuchando a gente que no me interesa y que dice cosas que no me importan!)

Martín dijo...

Zoepé: Lo curioso es que yo armé todo esto justamente para no correr riesgos. Es increíble la habilidad que tienen mis planes para volverse en mi contra. Debería haberme dedicado a fabricar boomerangs.

Nana: Y si te confesara que, además, un psiquiatra me diagnosticó que tengo personalidades múltiples, el círculo cierra. Yo solito puedo pobral el mundo.

Ana: A mi favor, podría decir que si el que te dejó fue uno de mis suplentes, es probable que el que te sedujo haya sido otro, porque los reemplazantes, a su vez, se iban suplantando.

Vos sos más previsora porque querés una única suplente. Está bien, porque es más fácil de controlar. Si son muchos y se confabulan, estás en serios problemas.

difícil la tipa dijo...

Lo tuyo es casi un apostolado: te cruzaste en mi monitor para esclarecerme!
Fijate que yo renegaba porque mi ex me dejó después de cenar, más precisamente después de lavar los platos (a lo mejor, pensó que era preferible que se los tirara limpios)no se me había ocurrido que podría haberlo hecho por teléfono (por suerte a él tampoco).
¿Alguien tiene el teléfono de la Tigresa Acuña? Resulta que mañana viene a devolverme unos libros.

PiojoPromiscuo dijo...

si los gobernantes lo que hacen, lo hacen en representacion nuestra (el pueblo), no pensas que vos mas que quejarte tendrias que estar contento por los que te representan en otros aspectos de la vida?

Claudio Gabriel Alvarez Tomasello dijo...

No sé. No sé.
No sé si es un post tuyo, o como decís de un amanuense.
Es más, no sé si el piojo es el piojo o difícil la tipa. O se intercambiaron o son sus reemplazantes por encargo.
Te digo más, no sé si soy yo el que escribe esto.
En fin, tiene razón zoepé.

Claudio Gabriel Alvarez Tomasello dijo...

Si todo es tan así, te hubiesen salido los primeros boomerangs que nunca regresan.
Pero saberlo llevaría toda una eternidad.
Porque siempre existe la posibilidad de que "ese" boomerang esté pegando la vuelta para regresar.

Paradoja Humana dijo...

No sé por qué leerte me recuerda a Borges y a Cortázar al tiempo, tienes una de esas prosas envolventes y cautivadoras que me hacen volver y volver.
Pdta.: Este comentario es para el suplente. :P
Si la vida no la vivimos nosotros mismos nadie más lo hará por nosotros.

Gurisa dijo...

Y yo pensando en clonarme...

Martín dijo...

Difícil la tipa: La pregunta importante es ¿quién lavó los platos? Porque si los lavaste vos, es realmente un desconsiderado y está muy bien que te busques a la Tigresa.

Piojopromiscuo: Sí, pero los políticos son representantes que nunca se volverían en contra de quienes los votaron, como sí ocurrió con mis reemplazantes...
Hay veces que no pienso lo que escribo.

Claudio: En nuestro mundo esférico, ligeramente achatado en los polos, un boomerang que siempre se aleja, volvería al punto de partida, sólo que con una demora importante.

Paradoja: Si te recuerdo a un híbrido entre Borges y Cortázar, es porque tenés muy buena voluntad. Se agradece el elogio, de todas formas, pero sé que es exagerado.

Lo jorobado de la historia que les conté es que la conclusión es un poco más extrema. Yo diría así: si la vida no la vivimos nosotros mismos, hay cincuenta degenerados con ganas de arrebatártela.

Gurisa: Los clones son complicados porque dicen que tienen un gran poder de persuasión. Te convencen de que el clon sos vos y a los diez minutos les estás limpiando la casa y donándoles tus órganos.

Todos: Están afiladísimos hoy. Me gustaron mucho sus comentarios.

Monica dijo...

Un tanto compliqueti el tema del otro que se te parece y no sos vos,pero tiene mucho de tu formas y nunca se sabrá si en el fondo no quiere ser como es y tal vez ha pensado matarte (lo mismo te ocurriría a vos) con tal de ser el hijo único y no tener un espejo que cuando estornudás-el estornuda y como si fuera poco, se enferma de tu misma enfermedad-.
Yo a veces lo he pensado y agradezco a los dioses por el hecho de ser unica por suerte ya que soy un ser poco dado, a que se me requiera por doble (2).
Por las dudas habría que probar con rivotril,que aquieta los neurotrasmisores y eso está bueno,ya que no pensás por par y solo te acompaña El pensamiento y La acción siempre en Primera persona.
Voy mejorando...
Te dejo un gran afecto (1 solo)

Julia dijo...

Excelente relato!
Muy mal de que los reemplazantes no se hayan atenido al plan. Una injusticia!

Martín dijo...

Mónica: Con el Rivotril podés parecer cuerdo, pero te quedás tan solo.

Julia: Y para colmo son muchos como para oponerles resistencia.

Soff dijo...

jajaja que genialidad!
A veces, solo para estar seguro de que las cosas marchan bien, conviene hacerse cargo uno mismo ;)
es difícil no sucumbir ante la vagancia, no mandar a otro a hacer las actividades desagradables, pero más difícil es recuperar la gloria perdida después de una buena rebelión de dobles xD

Ahora que leí esto voy a conseguirme un reemplazo vitalicio para educación física (6)
creo que después de todo no aprendí nada de tu relato :P jajaja

Martín dijo...

Soff: La otra posibilidad es convertirse uno en doble de otro. Si no te gusta hacer gimnasia, deberías convertirte en doble de una profesora de educación física, que se quedan en medio de las canchas de voley mientras uno rinde el test de Cooper.
Me pregunto, ¿Cooper es un tipo que decidió correr 12 minutos y, sólo por eso, le pusieron su nombre al ejercicio? ¿Por qué no decidió correr 11 o 13? Y si a otro se le ocurrió correr estas dos cifras, ¿por qué no alcanzó el reconocimiento de Don Cooper?
Supongo que debe tener un cuñado en el Ministerio de Educación.

Anónimo dijo...

genial!!!! me encanta como escribis!!! no le des a otro esta tarea, para esto no necesitas dobles.

perdida dijo...

en realidad no soy anonimo pero me pierdo cdo tengo q completar este cuadrito..

Martín dijo...

Perdida: Un anónimo es alguien que se perdió entre muchos nombres ajenos, así que no es tan diferente. Igual, no te hagas problema. Yo también me mando mis macanas con esto.

Estoy pensando que tal vez vos, junto con otros que opinan por acá, sean dobles míos que sueltan algunas palabras elogiosas, para que yo me entusiasme, me crea mejor de lo que soy, trate en forma soberbia a mis cuñados y, de pronto, choque con la realidad, haciendo un estrépito importante.
Debería andar con más cuidado.

Pau dijo...

Bueno, ahora entiendo algunas cosas. Por ejemplo, cómo de repente parece que no conocemos a quién tenemos al lado, por algunas acciones que cometen. Será que todos tienen simuladores?

Cómo nadie me avisó que podía usar esto a mi favor??

difícil la tipa dijo...

Fue mala idea la de usar a la Tigresa como doble para boxear a mi ex. Parece que hubo onda entre ellos. El me dejó a su doble -que ni siquiera lava platos- y ratificó el abandono por telegrama.
En fin, dale confianza al indio y te arma una carpa en el patio.

Martín dijo...

Pau: A veces no entendés al otro porque lo cambiaron. Pero a veces no lo entendés porque te cambiaron a vos, sin que te dieras cuenta (y eso es lo más peligroso).
Y sí, lo podés usar a tu favor, pero es un viaje de ida.

Difícil la tipa: Y andá a reclamarle a la Tigresa, ¿no? Es increíble lo persuasivos que pueden resultar los boxeadores. A mí, en cambio, que contradice cualquiera.
La historia de la ruptura y la devolución de los libros, por entregas, se está volviendo apasionante.

yo me bajo en ésta dijo...

guau! me encantó! quizás porque me sentí identificada con lo de lingüística... todavía debo la gramática dos (qué materias odiosas...)o, quizás, simplemente, porque estuvo buenísimo! cuánta claridad! cuánta precisión!
besos

yo me bajo en ésta dijo...

perdón, soy otra vez yo! pero es que es la primera vez que entro a su blog y ya estoy acá hace como tres horas. sí, sí sé como salir pero no es el caso (chiste malo!). la verdad es que me puse a chusmear y realmente volví para felicitarlo! ya tengo lectura para rato!!
una cosa y no molesto más, cuando lo leí me acordé de tres personas: alejandro dolina (que seguro lo conoce), martín de elizalde (que además de ser su tocayo, es un tipo que toca en una banda buenísima que se llama falsos profetas) y de ud; y sí, las cosas que se le ocurren están muy buenas! siempre hablamos con un pibe compañero de estas cosas; es decir, de la capacidad, si no de darle un carácter “mitológico” a la realidad; sí de no quitárselo. otra vez lo felicito!
besos

Dejavu dijo...

Hay dias en que mi vida seria más facil con alguien que me suplante. Mi novia se pasa la mitad de la mitad de la semana con problemas de todo tipo e incluso yo muchas veces dudo de mi desempeño laboral. Muy buena propuesta la que hiciste en Argenteam de visitar los blogs. Me gustó mucho el tuyo...pasate por el nuestro DEJAVUMATCH.BLOGSPOT.COM

Abrazo

Natu dijo...

Y todo es porque no tenes un gemelo!!!
Gracias por la visita!
Saludos

Dalma dijo...

entonces el señor que dice que las mujeres somos así y asá es Martín???

ahhh, te prefiero a vos, querido suplente!!!

escribís muy bien, deberias abrir un blog propio y dejar que Martin se busque otro reemplazante


ah! y si lo ves al muchacho decile que si fue él el que me escribió el otro día por el plugoo, que no le contesté porque no estaba en el escritorio... no quiero que piense de que además de ser mina, soy una maleducada :P


Besos!

Martín dijo...

Yo me bajo en ésta: Su intervención no molesta, sino todo lo contrario, así que no escatime teclas.
Creo que en mi caso intento darle a mi realidad un carácter mitológico. Ser un héroe es complicado. Hay que destacarse por sobre los demás, manifestar virtudes, ser digno de alabanza, etc. Todo eso es muy complicado para una naturaleza como la mía. Pero descubrí que si exagero algunos detalles, mi discusión telefónica con el operador de Movistar, puede convertirse en una hazaña, un reclamo de justicia digno de ser repetido por un par de aedos amigos (a quienes les doy un dinero, también, para incentivarlos).

Dejavu: Salir con la suplente de tu novia, ¿será una infidelidad?

Natu: ¿Un gemelo? No, ya, incluso, anulé los espejos de mi casa. Últimamente me causan mucha desconfianza.

Dalma: Claro, yo me hago el gallito en blogs ajenos y no en el propio, para no espantar visitas. Pero no, ya te aclaré por allá que todo fue un malentendido. No pienso mal de las mujeres. Pienso mal de las mujeres y de los hombres, es decir, del género humano en general, sin distinción de sexos.
Y el Plugoo, no sé qué es. Pero claro, somos tantos reemplazantes que ya no sabemos ni en qué andamos.

Dalma dijo...

Martin! Entraste en el ranking de personas queridas!!!


No te emociona?

Lucas.- dijo...

WAW! muy bien esto.. me gustó..

Dejar a una novia que te amasa pizza con sus propias manos no es una falta de cortesía... es sencillamente una insensatéz!!

Besos en la Plaza dijo...

Sin ánimo de ofender, pero me veo obligado a hacerme una pregunta...
¿No leí esto en un libro de apas azules, epro que en realdiad es Gris?

Besos en la Plaza dijo...

perdón por los errores de tipeo...

Martín dijo...

Lucas: No lo había pensado. Pero aprendí a hacer pizza yo y, hoy por hoy, puedo afirmar que hago la mejor pizza de la cuadra (por algo se empieza).

Besos en la plaza: No lo sé. La proliferación de dobles ha salido de control. Todo es posible.

Paula Dananfer dijo...

En otra época a los ignotos suplantadores literarios se les llamaba negros.
Eran los tiempos del boom del folletín o novela por entregas que los diarios utilizaban para generar fidelidad en sus lectores.
"Los folletinistas de mayor éxito -Dumas, por ejemplo- recurrían habitualmente a la colaboración de "negros" o "escritores fantasmas", que tenían a su cargo la elaboración o continuación de los episodios.De esta manera se explican ciertos casos de "fecundidad" verdaderamente asombrosos: la de Dumas, autor de 400 novelas, o Ponson du Terrail, responsable de 272. El autor de "Los tres mosqueteros" y "El conde de Montecristo" tuvo a su servicio no menos de una docena de "negros", entre ellos Jules Janin y el poeta Gerard de Nerval. (Fragmento de "Postales Electrónicas" de Jorge Rivera)

Besos en la Plaza dijo...

Martin, creo que el libro que yo digo se editó hace un tiempito ya... o quizás vos sos el doble del autor?

Martín dijo...

Paula: No sabía ese detalle interesante. Es más fácil suponer eso que pensar que cualquiera de todos estos escritores contaba con varios brazos.
No sé por qué estoy pensando en partidas de ajedrez simultáneas.

Besos en la plaza: En esta vorágine de dobles, ya no sabemos quién es el doble de quién. Todos reclamamos ser el original y no nos dejamos convencer por los otros.
En algo nos parecemos.

difícil la tipa dijo...

Y Martín, debe ser compensatorio: a una historia aburrida le corresponde un final apasionante. ¿O será que mi vocación es irme? Será cuestión de encontrar una doble que sepa quedarse.

Martín dijo...

Difícil la tipa: Si todo se compensa, nada puede ser del todo bueno, ni del todo malo. Es raro cómo ciertos parientes míos parecen no conocer esta regla.

Claudio Gabriel Alvarez Tomasello dijo...

Han de ser los reemplazantes de tus parientes, Martín.

Martín dijo...

Claudio: No, mi prima no puede tener dobles. La naturaleza no puede ser tan turra.

Fritz dijo...

Martín, por razones geográficas no he leído a Dolina, pero cual es el tema que te comparan tanto con él? el manejo de la parajoda?
Federiquito

Martín dijo...

Fritz: Esto habría que preguntárselo a los que comentan. Tal vez sea la atmósfera, tal vez sea la utilización de un lenguaje algo cuidado con alguna palabra coloquial intercalada, tal vez sea la inclusión de personajes algo fantásticos en un medio real, tal vez sea el exponer una idea a través de una circunstancia cotidiana o tal vez esté plagiando, lisa y llanamente, en forma involuntaria.
En todo caso, a mí me gusta dedicarles estas líneas. Y soy feliz cuando ustedes se asoman al monitor y disfrutan de estos relatos, que yo creo míos, aunque algunos los consideran prestados.
En el artículo La preocupación por el original y mi inmerecido premio hago un largo comentario al respecto. No sé si seré persuasivo.

PiojoPromiscuo dijo...

Fritz (Federiquito) regalate algo para disfrutar y despues vas a enterder de las comparaciones. (sorry ayer no gane el lotto sino te lo mandaba).
http://www.amazon.com/Cr%C3%B3nicas-%C3%81ngel-Gris-Alejandro-Dolina/dp/9505816936