jueves, 9 de octubre de 2008

La preocupación por el original y mi inmerecido premio

Después de hablar de dobles, muchos de ustedes y yo mismo empezamos a preocuparnos por el origen. ¿Quién es el que dio forma a estas sucesiones de espejos?

La originalidad en nuestros tiempos parece ser una virtud. Pero no siempre fue así. Para Adán, por ejemplo, la originalidad no era un signo de distinción, sino una fatalidad. Hiciera lo que hiciera, no podía evitar que sus actos resultaran sorprendentes:

- Miralo al tipo, camina en forma bípeda - le dijo un animal a otro, mientras lo veían pasearse por el jardín.

Miguel Perales era un pintor de poco renombre, pero conseguía fugazzettas gratis a cambio de sus cuadros en La Colosal de Villa Crespo y probablemente no aspiraba a una fama mayor.

Una noche, inspirado por un vino patero de calidad dudosa, le apostó al dueño del la pizzería que sería capaz de cambiarle el color al letrero que se deslucía sobre la puerta de entrada. Crearía un rojo fuego jamás visto anteriormente por el ojo humano.

El dueño de La Colosal pensó que ya era hora de cambiar la fachada y estrechó la mano del pintor, para sellar el pacto. El artista se encerró en su taller y se dedicó durante días y noches a la elaboración de esa pintura original. Dos meses después, salió con una sonrisa grande y un balde en su mano derecha. Le pidió una escalera a un vecino y transformó el cartel con la precisión de su arte y sus pinceles.

El dueño de la pizzería estaba feliz con el trabajo y no dejaba de decirles a todos sus clientes que aquel color era completamente novedoso. Ante tal afirmación, un mediodía, un hombre de corbata impecable se puso sus anteojos y miró con atención. Extrañado, sentenció:

- Éste es el artículo R329 de Alba. La baranda de la escalera de mi casa tiene exactamente el mismo color.

Inmediatamente buscaron muestrarios y comprobaron que las palabras de este señor eran ciertas.

Miguel Perales fue desterrado para siempre de La Colosal de Villa Crespo y alcanzó gran fama en el mismo acto de ganarse muchos enemigos:

- Te juro que no sabía que ese color ya existía - me confesaba en otra pizzería en otro barrio -. Yo creé ese color y pinté el cartel, convencido de que estaba haciendo algo único e irrepetible. Lo peor de todo no es que ya no pueda dedicarme a pintar, pero las fugazzettas de acá son incomibles - concluyó mientras arrojaba su porción mordida sobre su plato.

Creo que ser original es demasiado difícil. ¿Por qué nos empeñamos en premiar al primero que hace algo? Miguel Perales hizo algo fabuloso: inventó un color que ya existía. ¿Está tan mal eso?

Estos últimos meses estuve bastante prolífico. Inventé la rueda, la escalera mecánica y una excusa perfecta para evitar ir a cumpleaños de personas que me resultan fastidiosas. Nunca recibí crédito por ninguno de estos tres descubrimientos, simplemente porque otros tipos, en forma totalmente accidental, nacieron antes que yo y copiaron una idea que yo tendría muchos años más tarde.

Villa Crespo no es un barrio para espíritus sensibles como el de Miguel Perales y el mío. La mudanza para mí, siguiendo los pasos del pintor, se está volviendo inaplazable.



Aprovecho este comentario para contarles que, tal como les anuncié, El blog del día ha decidido considerar que estos relatos merecen una distinción durante el día de hoy.

Les pongo el link, para que vean que no miento (en esto, el resto de mi vida está basada en mentiras) y les aclaro que estoy contento de este premio aunque no sea el primero en recibirlo.



Blog nombrado Blog del Día el 10/10/08

25 comentarios:

PiojoPromiscuo dijo...

Ser el primero no creo que sea ningun merito, ahi te van unas cuantas frases del refranero popular que avalan lo que digo: "es el primer idiota que cayo en la trampa", "el primero es para practicar", "no por mucho madrugar se amanece mas temprano", "es un primerizo", "jua, es la primera vez no, se nota, ya te va a salir mejor?".
Como veras, no creo que a nadie le guste que le digan algo asi no?.
"Como saber si este es el primer gran amor de mi vida" me dijo una amiga y se separo al año, "yo meto primera y si te he visto no me acuerdo" y lo agarro la cana y ahora esta en Devoto. Creo que el problema es esa actitud infame de ir buscando reconocimientos en la vida y no aceptar pacificamente el anonimato que da la mediocridad. Al menos yo pude adaptarme.

Martín dijo...

Piojopromiscuo: Así y todo, fuiste el primero en comentar.

Hay un libro que se llama El entenado. Saer cuenta en él la historia de unos indios que intentaban llamar la atención de una persona porque pensaban que si ésta los olvidaba, se desvanecerían (¡qué resumen espantoso hice! La novela es muy buena). ¿Y si tienen razón y pendemos de un recuerdo y esa actitud infame nos salva la vida?

PiojoPromiscuo dijo...

ahora entiendo lo de los espejitos, ellos pensaban que eso era la eternidad, ya no dependian de la memoria de un chabon que quizas se rompia la nuca al pisar su llobaca una vizcachera, y pensar que muchos decian que eran unos nabos por cambiar oro y plata por espejitos y cuentas de colores. Ves, la historia la escriben los que creen que ganaron, ahora entiendo esa de "hacete el boludo y deja que se la crea"

ZoePé dijo...

Mi hermano dice: "cuando se quiere ser original, se suele mentir un poco." Y yo adhiero.
Felicidades!!

Martín dijo...

Piojopromiscuo: Probablemente los indios ganaron de una forma que los europeos no entendieron y estos últimos se creen victoriosos nada más porque los diezmaron. ¡Qué ilusos!

Zoepé: Es decir que tu hermano y vos ya tuvieron mi idea antes que yo la escribiera e, incluso, la pensara. No soy original ni siquiera cuando digo que la originalidad no existe.
¡Está dura la calle!
Gracias por las felicitaciones (y por amargarme el día).

ZoePé dijo...

Yeah! De nada!

Ana dijo...

Martín, Martín... lo importante no es ser el primero, sino ser el último.

Yo no sé si te sirve el consuelo, pero eso le digo yo a mi marido y con eso lo tengo engañado desde hace unos años.

Feliz premio!

Martín dijo...

Ana: Entonces te robo el último comentario. Me lo quedo y miro a todos con aire soberbio, el mismo que pongo en la panadería cuando, después de una larga espera, por fin dicen mi número:

- Un kilo de miñones, por favor.

difícil la tipa dijo...

De chica pensaba que el origen de mis males estaba en no ser la primer hija, sino la última (de dos, qué joda). Cuando crecí y fui la primera en romper el modelo familiar esperado... llegué a la conclusión de que: "estés donde estés, siempre estarás en el camino de otro".

Claudio Gabriel Alvarez Tomasello dijo...

Uf! Dificil la tipa:
Me encantó eso de que "estés donde estés siempre estarás en el camino de otro".

No obstante, Martín, uno es único e irrepetible.

Por lo menos es bueno para el caso de tu prima y en el de un ex mío.

Aunque yo preferiría ser último, para poder pedir algo más sofisticado que un kilo de miñones. Quizás unas masas finas... unos triples especiales... Pero ahora que lo pienso, para venir de un obeso como yo, no deberías tomarme muy en serio.

De todas formas sigo esperando por tus próximos inventos y/o descubrimientos tardíos.

Prefiero alguien que redescubre o reinventa a los que inventan o descubren.

Y conste que no lo digo para conformarte (las deidades no me lo permitan).

Por cierto, apreciaría un comentario tuyo en algún post de mi humilde blog. Lo pondría en un marquito bajo el título: El bloguero del día dijo esto en mi blog aquella vez".
GUAU

Martín dijo...

Difícil la tipa: Me encantó tu conclusión. Sólo por esto valió la pena haber hecho el blog (igual, no te agrandes, que tuve otras satisfacciones anteriores. O agrandate nomás. Está bien que lo hagas, pero acá mismo hay otros que deberían hacerlo con vos.

Martín dijo...

Claudio: Me gusta la imagen del redescubrimiento. Saluden a Chun Huang que redescubrió la pólvora por 1020343 vez e hizo una cañita voladora que llegó hasta el cielo.
Los espíritus nostálgicos como el mío y probablemente el tuyo podemos disfrutar de un acto estético y repetido.
Tenemos suerte.

fabulosa dijo...

En la mayoria de los casos no es bueno ser el primero: ser el primero en llegar a una fiesta o ser el primero de tus amigos que tiene una arruga o canas, es un bajón, jeje...
Y sobretodo con el amor, es mucho mejor ser el último que el primero, que seguro ya no éstá...

perdida dijo...

mas que merecido el premio!!!

difícil la tipa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
difícil la tipa dijo...

Qué problema: la que se agrandó fue mi versión paranoica; se sintió fortalecida. Hoy no me dejó estar tranquila en ningún lado.
Me quedé con los "re" de Claudio. Redescubrirse, reinventarse y refundarse, de algo de eso se trata.
Jeee qué contenta va a estar la Psico, nos vamos a jubilar juntas!

Ait@ dijo...

Felicitaciones! =)
Bien merecido lo tendrás! jejeje

Y coincido totalmente con Zoepé! jejeje

Saluditos!

Claudio Gabriel Alvarez Tomasello dijo...

Nada más intrigante que un mensaje suprimido.
Me hierve el cerebro.
No es vida.

difícil la tipa dijo...

Claudio, lamento decepcionarte y terminar con la intriga, pero hoy estoy malísima!
Yo suprimi el comentario: error dedográfico, viooo???

Martín dijo...

Fabulosa: Las fiestas sí está bueno agarrarlas al final. Es más, creo que empiezan a interesarme recién cuando alguien apaga un cigarrillo en un sandwich de miga.
Pero en cuanto al amor, no estoy tan seguro. Deduzco que era mejor ser correspondido por Brigitte Bardot hace 30 años que en la actualidad y ser de sus primeros novios y no el último.

Perdida: Muchas gracias.

Difícil la tipa: Con gente como nosotros, el gremio de psicólogos no necesitará hacer ningún tipo de reclamo laboral durante mucho tiempo. Al menos trabajo no les va a faltar.

Demasiada sinceridad de tu parte. Una buena acción habría sido, no sólo no confesar, sino dar pistas (falsas, lógicamente) para incitar la imaginación de Claudio.

Ait@: Gracias.
Lo bueno de coincidir con otro comentario de este artículo, es que nos pusimos de acuerdo en que inventar y recordar es igual de meritorio.
Pero a no confiarse, porque mis coautores y yo somos seres inconsistentes, que seguramente afirmaremos lo contrario en un futuro próximo (cuando nos convenga cambiar de parecer).

Claudio Gabriel Alvarez Tomasello dijo...

Martín: ¡Ufa! Así no vale.

NO A LA DISCRIMINACION dijo...

FELICITACIONES POR EL PREMIO. Saludos desde Argentina

Martín dijo...

Claudio: Sí, evidentemente Difícil la tipa merece un castigo por lo que hizo, pero yo no quiero levantar mucho la perdiz porque yo también merezco un par de ajusticiamientos por determinadas cosas que hice y por otras tantas que estoy planeando. El día que se acabe la impunidad, yo estoy frito.

No a la discriminación: Gracias, también desde Argentina.

difícil la tipa dijo...

Si encuentran a mi yo culposo lo castigan tranquilos: sólo por sobrevivir a los continuos desalojos!!

carmeloti dijo...

Pues estimado referente a que te puedan dañar o perjudicar las criticas, lo entiendo.
Secundo tu opinión en cuanto a la risa falsa, o para ser mas concisos aquellos que solo están interesados por nuestra amistad.
Ya está bien que en nombre de la verdad, se machaquen a personas que tienen la valentía de expresar lo que sienten, de mutilar sentimientos y textos por el miedo a esos brillantes críticos, que no son capaces de crear.....
¿Que le parecerian a todos esos si a la Venus le ponemos brazos y a la Victoria le colocamos una frondosa cabeelera con una ridícula cara de ninfa?
La ladrona de palabras